Bufonazo

domingo, abril 22, 2007

BUFÓN Nº 60 "Y ahora, pos ni modo..."

A Pamela siempre le dije que si yo trabajara en un bar o en un restaurante, sería por lejos el mejor mesero que existe, que con simpatía y amabilidad atendería a todos los clientes. Copiaría como se atiende en Uruguay y listo, porque digamos la verdad, puchas que son pesados e ineficientes los meseros en Chile.

Mientras espero el mes que me resta para comenzar a grabar el documental junto a mi amigo Alexis o volver a la tele con el programa o escribir un segundo libro o… o… o definitivamente irme al carajo, mi viejo me dice “che! Sabés que mi socio se va, por qué no me das una mano” y yo ingenuamente dije… “Ta! Dale, mañana empiezo”.

Y ahí estaba yo de cajero de restaurante, además de mesero a veces y otras tantas lava vajillas. Un lujo el tipo. El premio Aporte Literario 2005 lavando platos, me alucinaba Chinaski, ¡¡¡Charles Bukowski!!! Por fin te igualé… ahí en los bajos fondos, lo peor es que han entrado 4 tipos… y esos cuatros me han dicho “Tengo tu libro”, “Fui a tu lanzamiento” y yo con una cara de rockstar de encontrarse en el lugar y hora equivocada… además de dos tipos que me dijeron “vo’ tenias un programa en la tele” y yo los abrazo y les digo “ustedes eran los únicos que los veían!!!”, se cagan de la risa y me dejan una buena propina, que yo gentilmente se las doy a las meseras. No puede ser que me quede con la platita que bien se ganan las chicas, ahora seguro que piensan que me acuesto con las meseras. No, no y no porque yo no me meto con la gente que trabajo, es mi primera regla. Más una mesera tiene como 40 años y la otra como 45 y a mi no me calientan ni en una isla solitaria, hay que decir las cosas como son. Ay! tan selectivo que estoy a veces…. Ya no soy Chinaski, tenías razón Verito…

La cosa es que he visto desfilar por el restaurante a diplomáticos, artistas, cantantes, actrices, prostitutas, médicos famosos, futbolistas, políticos, travestis..etc, etc y me cago de risas con todos y algunos han pedido que me siente con ellos y yo todo un profesional les digo que no, que debo trabajar, pero también están los otros clientes, que son pesados, prepotentes y miradores en menos, así te tratan re mal y uno aguantándose, aunque hay que decir que yo los atiendo muy bien incluso a un gay que me dijo “ay! Que asco las longanizas” y yo pensando “si, asco ahora, pero más de seguro que has tenido varias en tu boquita y en tu culito y bien que te encantaban” y yo sólo dije “son chorizos, no longanizas”, “Ay! Pero son asquerosas igual con toda esa grasa” y toda femenina me decía que no le gustaba y yo bien machito “no, estas no tienen grasa, las fabricamos nosotros y tiene carne de vacuno y tocino también” y otros que te tratan mal y yo no los aguanto, pobre de la gente que tiene que trabajar de mesero para vivir, lo siento tanto. Yo siempre trato bien a los meseros/as aunque Pamela y la Negra creyera que me quería acostar con toda chica que fuera amable con nosotros, más aún cuando en barrio Brasil siempre iba al mismo bar, porque estaba Cristina que atiende muy bien.

Pero no todo ha sido malo, ya que aparte de mi reconocimiento público que a veces me causa risa, también he tenido mis cherrys, especial de una mujer soltera de 40 años, que se me re-regalo y se me despidió de beso casi en la boca y era sábado al medio día y yo con tremenda resaca la encontraba bastante aceptable… y otro día volvió a comprar morcillas y repitió 3 veces “sólo medio kilo, porque estoy sola, con quién me las voy a comer, nadie me va a acompañar” y ya no era sábado de resaca, era un martes en la mañana y ya no estabas tan linda, estimada señora de las 4 décadas, ay! Pero vuelve un sábado que yo esté resaquiento y me entrego en cuerpo y alma… igual tu, la crespa que fue con su novio gordo y peludo, y que hablabas de lo lindo del Uruguay y lo simpáticos de los uruguayos y yo tirándote los galgos ahí, al frente de tu novio que me miraba feo y yo diciéndole al gordo “viste lo que pasa por no ir a Uruguay, no podés conversar con nosotros” ay! Gordo talentoso, cómo conseguiste a esa rulienta divina…

Ya mañana iré otra vez, cómo vine a decir “Ta! Dale, mañana empiezo” y además que le dije “déjame para el boleto y ya estamos arreglado, ta?”, mañana a hablar con el gordo cocinero que es muy amanerado y que el dueño de otro restaurante me pregunto cómo cocinaba y yo le dije que bien y él “los maricones son sabrosos” y yo le respondí “no sé, no he probado a ninguno” y me miró feo, no sé por qué… estar con la mesera que se va a separar y no sé que drama más, ver a mi viejo que va a decir “el banco estaba lleno” y el parrillero que se va a acercar y me dirá al oído “la música del marica me tiene podrido” y yo lo miraré y pensaré “porque mierda entran tantos hombres y ninguna mina divina, ah?”.

(ESCRITO EN ABRIL DEL 2007)

jueves, abril 12, 2007

Bufón Nº 59: "Soy una vaca..."

- ¡¡¡Soy una vaca...!!!

Esa es la típica frase de una mujer histérica en el mes de octubre, cuando ya se acerca el verano a full y se da cuenta que su ropa ya no le entra.

Lamentablemente, esa frase la utilicé yo hace unos días atrás cuando intenté ponerme mi jeans favorito. Ese ajustadito de corte oxford y no podía abrocharme el botón final, no me cruzaba, así no más y yo lo quería usar y usar, no me importaba que se me erectara y se notara todo, yo lo quería usar una vez más.

Recuerdo el día que "Ojitos" me regaló ese jeans, tan linda que es ella ¿Tanto tiempo, qué será de tu vida bella estudiante de derecho? la cosa es que estábamos en su apartamento, también estaba "Tora" y "Tito", el famoso "Tito", ya llevábamos varias birras en el cuerpo... y no sé por qué entré a tu cuarto y vi mucha ropa tirada en tu cama... y bueno, me tenté y me puse tu minifalda de jeans, una remerita cortita, unos zapatos de taco alto y una cartera colgada en mi brazo, me miré en el espejo y el espectáculo era tan decadente como gracioso, yo ahí con mis piernas flacas de minifalda y caminando toda putona travestida hacia el living. Me paro, miro a la barra que me están dando la espalda y les grito "Voy a comprar más cervezas, ¿necesitan algo?" . Tito hace un gesto con la mano que vaya tranquilo, Tora sólo mira su vaso y Ojitos... y Ojitos voltea a mirarme, abre sus ojazos, larga una carcajada, larga otra, se cae de la silla, me mira, se sigue riendo, empieza a patear el suelo de la risa, golpea con los puños el piso, a mi me da ataque de risa (y pienso que me gusta Ojitos), Tora con lágrimas de risa me grita "¡ESTÁS PASADO...!!!", Tito me dice a carcajadas "no vayas a salir así, que más de algún viaje ganás..." . Me hicieron cambiarme ropa y al parecer alguno de ellos me acompañó a comprar, no recuerdo bien, después volvimos, seguimos tomando, nos quedamos solos con Ojitos y ella me dijo que este pantalón te puede quedar bueno... y me quedó bueno hasta ahora, ya han pasado más de tres años desde ese día y hoy será el último día que los usaré, con cinturón y sin abrochármelo...

Llego a casa y le cuento a mi vieja que el pantalón me re aprieta, así que me voy a poner un short y ella me dice, "usar cosas muy apretadas les puede hacer mal a los hombres...", antes que termine su frase ya le estaba contestando "dejá quieto mamá, qué me va a hacer mal, si sólo lo estoy usando pa' mear, se va a atrofiar el instrumento por poco uso...". Mi vieja se sonríe y se mete en la cocina...


(...los ojos de ojitos...)

(ESCRITO EN MARZO DEL 2007)