Bufonazo

jueves, marzo 29, 2007

BUFÓN Nº 58: "...Un viernes cualquiera...?"

Hace unos ocho años atrás un grupo de compañeras de universidad jugaban a hacer prospectiva con cada uno de nosotros y yo me cagaba de la risa cuando hablaban de mí. Que iba a estar con panza, con mi camisa sicodélica abierta, bronceado y abrazando a una rubia y a una morena. Así debería estar ahora… según ellas. También recuerdo que a una compañera a esta edad debería estar casada con hijos y con una vida plena y feliz, pero ella no está casada, no tiene hijos, me parece que muy plena no está y reportea en el mismo lugar hace como tres años, así que sus prospectivas eran bastante erróneas.

Es viernes y son cerca de las 22 hrs y estoy con el Nacho comiendo… nos miramos y nos cagamos de risa. Él me mira cómplice… y yo le digo “comete toda la comida, ta?”. El Nacho me mira… yo lo vigilo y me como mi sándwich. De pronto aparece la mamá de Nachito y dice “te quedas con Bufón, ya que la mamá tiene que salir hoy”. Nachito pone una sonrisa gigante y sigue jugando con su comida, nos quedamos solos y el Nacho grita “Juguemos!!” y yo “primero comete toda la comida y después jugamos, ta?” y ahí estaba yo, viernes por la noche con un niño de 5 años jugando con muchos animales, el león, la cebra, el rinoceronte, el hipopótamo, la leona, el leopardo, el mono… y cagándonos de la risa con el nacho porque la cebra nunca la domesticaron y es “una rebelde sin causa” y la dejábamos aparte de todos loa animalitos que se iban a una reunión con los otros… y que se sacaban fotos con un celular. “Me gusta estar contigo porque eres un niño grande, yo soy un niño mediano” me dice, yo me orino de risa, ni loco le digo que soy un tipo que está más cerca de los 30 que de los 20.

Viernes 23 hrs y yo tirado en la cama viendo por la tele “The Wild” de Disney y el padre león va en busca del hijo león… y van a la ciudad y después a África... ¿dónde está la rubia, la morena y la camisa sicodélica, ah?. Nachito tiene los ojos cansados, pero quiere seguir jugando, así que le digo que es tarde, que a esta hora ya debería estar durmiendo, lo tapo, le apago la tele y se duerme. Le apago la luz. Me voy a mi cuarto, me pongo a leer un poco, mientras veo el final de la película… pienso que la prospectiva es una mierda…jajaja hoy es viernes de noche, son las 1 am y estoy de ñiñero, ¿Quién me va a creer esto?, ni mi madre, que cuando le conté lanzaba unas carcajadas que nunca se las había escuchado, a mi viejo ni le dije… lo único rescatable es que mi amiga confió ciegamente en mí…

No tengo panza y mi camisa esta colgada, no la uso hace tiempo, la debo volver a usar, decido dormirme, antes voy a ver a Nachito que se destapó un poco, lo tapo y me voy a mi cama. No es tan compli este asunto. Quizás de papá no lo haría tan mal… pobres hijos míos que me van a tener que soportar con mis locuras “NOS VAMOS A URUGUAY A VER A PEÑAROL” y el tipo de 2 años sin entender nada…jajaja.

Son las 7.40 am y entra nachito a mi cuarto “JUGUEMOS!!”… “primero tomamos desayuno y después jugamos, ta?”.

Que se creen que toda mi vida es joda…

(esa es la camisa...)

(ESCRITO EN MARZO DEL 2007)

lunes, marzo 26, 2007

BUFÓN Nº 57: "...a la iglesia, yo?"

A lo que va de recorrido del año he tenido que asistir dos veces a una iglesia católica por distintos motivos. La última vez fue el velorio de un compañero de facultad y puchas que se esmeran los católicos en transformar algo triste en algo más triste aún, con canciones lentas, sermones lánguidos y una parsimonia que molesta. Más es paradojal porque antes el cura había realizado un sermón tan interesante del cielo, del paraíso y de estar al lado del Creador, que hasta me dieron ganas de darme un tiro... si la muerte es tan buena, entonces para qué tanta tragedia. Además, que cuando nacemos lo único seguro que tenemos es que vamos a morir… uf! Que terrible, hay que disfrutar... que la vida se va a acabar…

Yo se los he dicho a todos, me creman a la parrilla (“un aplauso pal asador”) y las cenizas las tiran por ahí, sin lugar especial, en el water, por el lava manos, en la ducha, en la calle, me da realmente lo mismo, lo único que pido es que no me dejen en un cementerio, son muy aburridos y tristes. A nadie le gusta ir ahí y yo no quiero dar motivos para malos ratos… Hubo un tipo que se cremó y le pidió a la familia que esparcieran las cenizas justo cuando entrara Racing a la cancha… quería inmortalizarse de esa forma… yo no, ni ahí, yo no quiero dar motivos de tristeza, ni muchos trámites, me morí y punto. Eso si, espero escuchar en el velorio muchas historias pelotudas que hagan reír… nada de “si era tan bueno…”, sino que vaya llegando la gente y empiecen a contar “yo con este desgraciado, pero mírale la cara si hasta muerto se está riendo, nos fuimos de joda una vez con unas menores de edad, cuando vivíamos en Reñaca, pero no sabíamos que ellas iban al colegio y nosotros haciendo la tesis… y lo peor fue que las conoció en el bus y se las llevo a la casa, tenían 17 años cada una… imagínate que…” o “Salí con este y nos tomamos 38 tequilas golpeados, éramos tres y llegamos al otro día cantando cumpleaños feliz en plena clase y el cumpleaños de este loco había sido 5 meses atrás… pero había decido celebrarlo atrasado”.

También requiero que cuando me saquen del velorio, una cuerda de tamboriles vaya amenizando al ritmo del candombe, si hay escobillero, mama vieja y vedettes, mucho mejor. Nada de cantos religiosos. Dios, Flaco, vos sabes que con vos está todo bien, pero las religiones me tienen podrido… y vos sabes que cuando chico fui a la iglesia bautista y estudié en colegio y universidad católica y sé muy bien cómo se manejan… ¿Qué vos también lo sabés?, entonces me comprendes, no?.

La otra vez que tuve que entrar a un templo fue en un matrimonio y la novia lloraba, lloraba y lloraba… y yo pensaba “la puta madre el que debe llorar es el tipo, no ella”. Todo era fiesta, alegría y lo que unió Dios que el hombre -ni una gata- no lo separe y la novia seguía llorando de emoción y vestida toda de blanco porque es el día más feliz de su vida y el novio vestido negro porque es el día… pero él estoico, sonreía, saludaba, yo me acerqué y no le dije felicidades… lo abracé fuerte, me cagué de risa y le dije “Poke mucha suerte macho ¡Que gran paso…!” y salí de la iglesia, mientras el cura se secaba la frente y guardaba unas cosas… miré alrededor como todas las mujeres estaban emocionadas, con una amplia sonrisa y los tipos haciendo comentarios boludos. “Qué linda está la novia”, “Ahora se van a dar una vuelta y de ahí se van a la fiesta”, “Viste como lloraba”, “Que lindo habló el sacerdote”. Me acerqué otra vez a mi amigo pensando “me las vas a tener que pagar… yo con traje, zapatos y además me sacan fotos” y le digo “bo! ¿Aquella es Lorena?, que yo no la veo de hace unos 5 años”. “Si, es ella” contestó. “Uy! Que fuerte que está, la última vez que la vi era una niña, ahora esta divina… ¿Vino sola cierto?”. “No seas malo Bufón, respetá la familia” me dijo, se subió al auto y se dio la vuelta por el pueblo…

sábado, marzo 17, 2007

BUFÓN Nº 56 : "A las Perdidas"

Lo mejor y peor que me puede pasar es andar a las perdidas. Como me gusta estar a las perdidas. No hay nada mejor que andar vagando pasadas las 2 de la madrugada, agarrar un teléfono y comenzar a llamar. Ay! Negra cómo sufrías...

- Negra, juntémonos...
- Ahhh...
- Negra, estoy en Valparaíso saliendo de la Subida Ecuador... necesito verte...
- Bufón, cómo te atreves llamar a las 2 y media de la noche...
- Pero Negra, mi necesidad de acariciarte... todavía es temprano...
- Weón son las 2 y media de la noche y es Martes!!!!! Tú y tu maldita vida light, ponte serio...!
- Negrita es que extraño tus...
- Tu-tu-tu-tu-tu-tu
- Negra, Negra... ¡¡¡NEGRAAAAA !!!

Y así varias noches, y varias llamadas por noche. Incluso salía y escuchaba mi banda sonora:

"Tomaste el vaso aquel
aquel que no debes tomar
saliste a caminar, y decidiste irla a buscar
mil veces y una más juraste no volverla a ver.

La fiesta terminó, ya no podés tenerte en pie
Esta noche es hora de que pienses en cambiar
el tiempo pasa pronto y todo tiene su final...”

La cosa es que siempre encontraba con quien juntarme…tenía una lista de cinco fonos a quien llamar, pero ahora en Santiago todo es diferente, las distancias son enormes, la gente se casó, está comprometida, tiene hijos que cuidar y no tengo absolutamente a nadie a quien llamar… y puchas que me gustaba estar a las perdidas ¡Maldito Santiago City! Me parece que crecí, ya no puedo hacer lo que hacía a los 20 años… ayer eran las 4 am y no tenía quién llamar... a nadie! sufro, señores, sufro...

Fui a ver a Peñarol y el partido terminó a la medianoche, busqué con mi amigo Taco un restaurante de parrilla para comer unas ricas morcillas dulces y una pamplona. Buscamos hasta que encontramos, terminamos de cenar cerca de las dos de la madrugada. Nos despedidos, quedamos de juntarnos en Punta Carretas, temprano, tipo 10 de la mañana. Caminando por 18, antes de Acevedo Díaz, veo un cibercafé, entro, total a esa hora nadie me va a romper las pelotas en el MSM y la veo conectada. ¿Estás?, ¿Juntémonos?, ¿Qué es muy tarde?. Estoy a 20 minutos de tu casa caminando ¿Dale?, Okay, voy caminando, bye bye… caminaba por Rivera pensando que otra vez volvía a lo mismo, daba dos pasos y me reía solo... ¡Grande Montevideo! Por fin estoy a las perdidas otra vez. La pasé a buscar, pasamos a comprar una birra a la Esso y caminamos hasta Pocitos, cerca del kibon nos instalamos, regresé a los 20 años por una noche… sentado en las rocas tomaba cerveza, veía caer los rayos en el horizonte, a mi espalda la linda rambla ¿y ella?, ella realizándome un espectacular sexo oral... era la noche perfecta, en Pocitos, cerveza Pilsen y sexo oral… ¿qué más pedir?, que Peñarol hubiera ganado a Danubio... nada más...

(ESCRITO EN FEBRERO DEL 2007)