Bufonazo

sábado, diciembre 23, 2006

BUFÓN Nº 49 "La sorpresita"

- Estoy atrasada...
- Pero cómo... llegas recién y ya te tienes que ir...
- Nooo... jajaja tengo un atraso...
- A dónde estás atrasada, primera vez que llegas a la hora y...
- No, tonto... Tengo un a-tra-so!!! No me ha llegado la regla...

Y sentí el silencio más incómodo de mi vida. No sabía qué decir, ni qué preguntar, si reírme o llorar... fueron 5 segundos que parecieron una eternidad y digo...

- Pero eso es normal... más tu eres irregular... no
- NO...! Nunca me atraso y ya llevo dos días esperando y nada
- Naranja?
- Qué?
- Naranja...y nada...
- Ahh... si...
- Y nunca te había pasado esto?
- No, nunca...

Un frío recorrió mi espalda, pero siempre mantuve mi actitud light y me reía. Al otro día llegó desde el Uruguay mi rubia linda, así que no pude ver a mi chica-atrasada, pero hablamos por fono “¿y?” pregunté yo. “No, nada…estoy nerviosa” respondió ella, le hice unos chistes y salí con la rubia linda a tomarme una birra. Por dentro estaba destrozado, pero por fuera era el bufón de siempre, le cuento a la rubia que se caga de risa y me dice “te imaginás de papá vos...jajaja yo creo que serías un buen padre...”. Me mató con esa premisa, porque mi cerebro se imaginó a Bufón y Bufoncito caminando de la mano, yo con mi gorro de bufón amarillo y negro y Bufoncito con su camisetita de Peñarol rumbo al estadio… y me hice mil películas desde que tenía que nacer en Montevideo, que si nace en Chile no puede ser hincha del más grande de América, no le puedo dar nacionalidad consanguínea, y que tendrá que gritar “chi-chi-chi-le-le-le”...uuuuu me dio miedo.

Mi rubia linda se fue y ya habían pasado tres días y no llegaba lo que tenía que llegar. Me junté a tomar una birra en el PhoneBox y ella tiene la cara desencajada. Con susto terrible, le digo “y, naranja?”. “No puede ser, yo no puedo tener un hijo con vos, no, no quiero, porque yo a vos no te amo, vos me gustas si, pero no te amo y no puedo traer a un hijo que no es producto del amor, además te cago la vida, si imaginate gorda, esperando un hijo mío, mío, no, te jodo... en serio. Además, así nunca podrías volver con tu ex, es lo peor que te puede pasar, además me cagas a mí, debería trabajar como gente normal, para darle lo que necesite el niño o niña y así hasta unos 20 años más… no, dejate de joder, ni ahí, yo este año quiero viajar no cambiar pañales... más yo soy muy feo, no podés tener un hijo feo... jajaja la verdad no puedo tener un hijo, yo no puedo tener un hijo con vos y vos conmigo”.

Ella me mira pálida, yo pensé que lo estaba pensando, pero no, lo dije fuerte y claro y me arrepentía, porque esta loca con todo mi egoísmo se podía negar a mi idea y tenía que cambiar pañales y ponerme zapatos y camisa y dejar mis remeras y championes de lado. No, no quiero y ella me dice bajando la vista “no, yo tampoco quiero tener un hijo ahora”. Ese “ahora” me atormentaba. Me voy casa y me hago el machito. Mañana me junto con ella y pasamos a la farmacia a comprar tets de embarazo y se acabó todo. Ahí es si o no. Que terrible. ¿Y si no es mío?. Que mal. No puedo ser tan desconfiando... pero quién me asegura que es mío, si siempre, siempre usé condón… excepto que se haya escapado un super espermatozoide, pero no.

Me llama para que nos juntemos a almorzar y yo pregunto “y, naranja?”. “no, nada” me dice con una voz que me mata.

Voy saliendo de casa y suena el fono, me devuelvo a contestar
- “Me llegó!!!!!”
- Qué te llegó...???
- Me llegóoooooo!!!!
- Uy! Que felicidad...voy en camino. Besos.

Sentí un alivio gigantesco, el mundo volvió a su normalidad y nunca más en mi vida cogí con tanta tranquilidad como ese día. Dos semanas después me fui a Uruguay.
(ESCRITO EN DICIEMBRE DEL 2006)

miércoles, diciembre 06, 2006

BUFÓN 47: "¿Sirve ser gay?"

- Soy gay… qué parte no entiendes, ¡soy gay! Así que es imposible que me coma a tu esposa...

El me miraba con una desconfianza suprema, ya que mi excusa no le parecía real, el tipo estaba grande, era un gordo que representaba unos 50 años, pero en realidad tenia 35… y como el tipo estaba grande y yo con mi short floreado y mis piernas flaquísimas me veía muy enjuto, decidí decir “soy gay” en vez de decirle la verdad “si, tarado, claro que me como a tu esposa, pero por tu culpa…, si! por tu culpa!, por no hacerle cariño, no cogértela como corresponde y porque preferís ver fútbol a salir con ella…”. Pero dónde estábamos… bueno, la cosa que yo estaba trotando tranquilazo por la playa de Reñaca, cuando de un auto se baja este gordo y de una me pregunta por la Andrea, le digo que la conozco y ahí me tira toda la pesada... que yo soy su amante, que qué me creo… y bla, bla, bla… y mientras me hablaba yo pensaba en las dos alternativas que tenía. La primera era pegarle una buena patada en los huevos y no ver más a su esposa y la segunda… bueno la segunda fue la más estúpida y la que lleve a la práctica…

El sol me golpeaba la cara, pero con mis lentes a lo “Dick Diggler” lo soportaba bien y todo EG (extremadamente gay) le explicaba al gordo frígido de lo homo que yo era, y todo con un tono muy putón, si hasta me creía el venezolano Boris Izaguirre, yo toda amanerada diciéndole que era imposible que saliera con su mujer, porque a mí me fascinaba los hombres… y por dentro pensado “Ay! Dios, sólo haceme el favor de no encontrarme con nadie conocido…”. Lo bueno que a las 11.30 am estaban todos durmiendo y yo trotando para botar el alcohol acumulado… y el tipo no se convencía y yo le explicaba que con la Andrea éramos sólo muy amigas y que a mi se me chorreaba el helado apenas veía a Jaime Bayly, pero el gordo ni siquiera conocía al escritor peruano… pero ya estaba más tranquilo y le digo lo peor que se me pudo ocurrir “vamos a mi depa, para que veas lo gay que soy”… estábamos a dos cuadras y pensaba “que no esté mi compañero de casa, que no esté…y ahí le digo que somos pareja y no sé qué cosa más se me ocurrirá…”. La cosa que apenas abro la puerta de casa escucho una canción de Camilo Sesto y aparece mi compañero de apartamento cocinando con un delantal azul con un Micky bordado con la lectura de “Aprendiz de chef” y me grita:

- Hueón! Ya volviste de correr…

Y yo toda loca sin mis lentes “Dick Diggler” le respondo:

- Si, volví… pero con una visita… el esposo de la Andrea…

- De quién…????

- De la Andrea (y le hago el gesto técnico con mis manos de unas tetas gigantescas) y cree que yo me como a su esposa…jajaja

Santiago que es un vivo se da cuenta de mi estúpido plan y se empieza a cagar de la risa y ahí yo aprovecho para decirle al obeso:

- Él mi pareja y vivimos juntos acá…

El gordo ya no sabía qué decir, al Chago se le acabó la risa de pronto, y lo saluda con un frío “Mucho gusto”, me mira y Chaguito, tan inteligente él dice toda loca:

- Ay! Mi vida, cómo me vas a engañar con ella, con las tetas tan grandes que tiene, yo la envidio, me encantaría tener unos pechos así y tu gordito seguro que lo pasas chancho con esa mujer…

- Y tú la conoces…?

- Claro, viene para acá y le hacemos las uñas y nos recomendamos estilista… y tomamos tecito, aunque también más a la noche nos tomamos unos roncitos… es tan linda ella…

El gordo se quiere ir y me pregunta por el baño, le indico donde está (ay! obeso como haces para orinar y verte, ya que con esa barriga no te lo ves o si... a todo tacto señor mío). El tipo camina lento y mira el cuarto de Chago todo desordenado, ropa interior tirada en el piso y una cama de dos plazas desecha, la mira y sigue rumbo al baño. Chago se acerca y me dice “Hijo de puta, cómo le dices que somos gays, me la debes, ya sabes me la debes… y todo para seguir culeándote a ese bombonazo de la Geisha… ¿Cómo es que se llama?” y yo le digo “Andrea y callate que va a salir del baño…”. Chago se rie , se me acerca más y me dice “Ya dame un besito mi cielo”, “Callate puto, al parecer eres gay de verdad…jajajajaja”.

El gordo nos mira, se despide de mi amigo y me pide disculpas y se va. Yo miro a Chago y este me dice “las weas que hay que hacer por un par de buenas tetas, no?”

(ESCRITO EN DICIEMBRE DEL 2006)