Bufonazo

lunes, mayo 15, 2006

BUFÓN N° 17 "Volvieron las noches freaks"

Hace meses que no veía a mi amigo, justo andaba él por Santiago así que decidimos vernos. Yo tenía un pequeño coctel en Santo Remedio y debía ir si o si... la cosa que salimos temprano del ágape, pero no por eso menos borrachos. Cinco pisco sour, más tres wiskies era lo que llevaba mi alegre cuerpo.

- ¿Dónde vamos?
- Es miércoles...
- Vamos al Pagano santiaguino...
- Ese que empieza con B... y termina con A
- Correcto...
- Jajajajaja

Alcoholizados llegamos y lo primero que vemos es a ocho stripper que movían la pelvis y un travesti que objetivamente tenía mejor cuerpo que muchas de las chicas con las cuales me he acostado. De la voz ni hablar...

- Che, ¿vamos?
- Si...
- Vamos a buscar las chaquetas...
- No encuentro la ficha de la ropa...
- No weí...
- En serio...
- Chuuu...
- Sabes que no tenemos la ficha, quedan dos chaque...
- No, no acá no queda nada...
- Naaaaa
- Acá no queda nada, por favor retírense...

Yo sé que con Cristian siempre va a pasar algo freak, así que sólo lo asumía. Pero me daba pena, ya que su chaqueta se la había regalado su abuelo que había fallecido hace poco. Caminábamos con el cerro San Cristóbal de fondo, por Pío Nono, buscando donde comer algo... yo peteaba un vaso plástico y me daba más risa la cara de Cristian:

- ¿Cuánto costaba tu chaqueta?
- Jajajajajaa dejala así... ta todo bien...
- Pero cuanto costaba
- No sé... me la dio Adidas cuando yo tenía el programa de TV...

Todo cerrado. Nada para comer. Llegamos a la Alameda. Caminamos rumbo el edificio Diego Portales. Hay una pizzería que acaba de cerrar, me pongo de rodillas con la tipa que me dice que esta cerrado. Cristian suplica. Veo una línea celeste de una chaqueta amarrada en la cintura de un tipo que lleva puesta la campera de Cristian... por lo ebrio que estaba sólo atiné a decir:

- Cristian ese tipo lleva nuestras chaquetas

Parte presuroso... y comienza mi ataque de risa...

- Sabes , la chaqueta que llevas amarada, es Adidas, es mía y tiene una mancha en el brazo...
- Y la que llevas puesta es de marca Zero y tiene unos pañuelos desechable en el bolsillo interior
- Ahhh no sé... yo las acabo de comprar a unos tipos...
- Cuánto pagaste...
- Tres mil por la que llevo puesta y tres mil por la tuya...
- Chucha... sabis que esa chaqueta me la regaló mi abuelo y...
- Toma ahí tení 7 lucas...
- Gracias...
- La suertecita y tú ¿Qué hací?
- Yo soy Stripper...
- ¿Eres gay?
- No, soy bi... y activo...
- Vamos Cristian...
- Y cuánto cobrai por actuación
- 15 lucas...
- ¿Eres de Santiago...?
- Vamos Cristian...
- No, soy de Curico
- Ah...y ¿tení mail...?
- Si, juanpablo@hotmail.com
- Vamos Cristian...
- Puchas no sé como agradecerte...
- Vamos Cristian (y yo sólo pensaba que han vuelto, aunque sea por un rato las noches freaks...)

(ESCRITO EN OCTUBRE DEL 2005)

miércoles, mayo 10, 2006

BUFÓN N°14 " ¿Bailar con una amiga...? Mmmm... estoy viejo para eso..."

Me están llevando al retiro. Mis amigas están haciendo que yo me despida de las canchas. Es lamentable, pero cierto. Pensé que con la edad lo iba a asumir, pero no. Fue antes de lo presupuestado. Me hicieron sentir viejo y fuera de onda.

El sábado pasado me invitaron a un cumple, fui gustoso, tal cual era antes. Me entregué al carrete aunque no pudiera pisar... por un problema en mi tobillo derecho y tenía que cargar todo el peso de mi cuerpo en la pierna izquierda. ¡Era robocop bailando...!.

Me tomé una piscola... otra más y nada más. ¡¡¡¡¡¡SÓLO DOS PISCOLAS EN TODA LA NOCHE!!!!!!!. ¿Qué carrete es de dos piscolas...? Y además muy suaves... La música entre setentera y electrónica me tenía podrido... el bailar con dos amigas me tenía peor. Se podrá pensar que con dos chicas regias bailando se puede pasar bien... naaaaaaa... ¿un cuadro plástico?... naaaaaaaa. Cero coquetería... cero intención de conquista, cero baile cumbianchero arrabalero calentón... cero provocación, esas dos minas no me calientan, entonces ¿para qué bailar? Ellas no me provocan nada de nada, atroz... y lo peor es que debe ser recíproco.

Miré alrededor –“toy viejo” pensé-, pero había gente mayor que yo bailando, “filo”. Llegaron otras chicas, pero por culpa de mi tobillo hinchado y morado no podía encarar a nadie... y justo había una de ellas igual a Mercedes... y puchas que es linda Mercedes y no podía hacer nada, me podrí. Estaba aburrido y lo único en que pensaba es que aún no se casa la negra Ángela y ya la estoy extrañando. Que linda era esa época de universidad en que bailábamos tal para cual... a un ritmo erótico-simpático, dando vueltas al son de chichi Peralta, Lito Diaz , mayonesa y uka chaka. Se casa en febrero mi pareja del concurso “Todo es baile”... le deseo lo mejor, pero la voy a extrañar.

Seguí intentando bailar pero me sentía fuera de foco. Cero onda, hasta mi mente estaba congelada... ¡¡¡quiero irme ya!!!. Prefiero conversar un trago y reírme, en vez de esto... ¿Bailar con una amiga?... es como bailar con la hermana. De antemano sabes que no te la vas a pescar... ni un besito le vas a dar... entonces ¡¡pa’ qué chucha bailar?!!. Si el baile es sensualidad total, la cueca es cortejo del gallo a la gallina, el tango es re sensual... ¿lambada?, ¿axe?...muchos movimientos pélvicos... casi sexo explícito jajaja. ¿Bailar con una amiga?, déjense de joder... Miro otra vez a mi alrededor y me entretengo viendo como dos gays se miran, se coquetean y yo con mis amigotas naranja. Me van a matar cuando lean esto y nunca más me van a invitar a ningún lado... pero qué voy a hacer, si me aburrí, ¡Me aburrí en un carrete!... imposible, taba chato... en fin, tendrá que venir un tiempo mejor. Nos vamos y les digo a mis amigas que me aburrí, tal cual. Y grito desesperado al cielo: ¡¡¡TE EXTRAÑO ANGELA!!!. Una de mis amigas picada contesta:

- Claro, todo porque la negra te calienta la sopa...
- Pero al menos me divertía y lo pasaba bien

Toy cagao de frío. Me subo al auto y cambio de tema. Me voy a quedar en casa de una de ellas y ni ahí con volver a mi hogar a las 5 de la mañana en taxi y con la pata mala, así que no les repito que el carrete fue un calvario en vez de un jolgorio. Ahora sólo resta una cosilla ¡Negra! ¿cuándo te hago la despedida de soltera?.

(ESCRITO EN AGOSTO DEL 2005)